viernes, 29 de abril de 2011

HUMOR por Javi

A SU REVERENDÍSIMO, SACRATÍSIMO Y BEATÍSIMO ARZOBISPO (Armando Bulla)


SGS


Reverendísimo, sacratísimo y beatísimo Arzobispo:
 
Le escribo esto en mi propio nombre y en el de una peña de hinchas del Barça de Tarrasa, que presido, para poner en su conocimiento un hecho excepcional.
Resulta que aquejado de un divieso en salva sea la parte, que me mortificaba día y noche, últimamente se había agravado de tal forma que ni siquiera podía ir al estadio a ver los partidos de nuestro querido equipo, lo que me producía una profunda tristeza. Sin ilusión por continuar viviendo me sumí en una depresión profunda, En un peregrinar de médicos y cirujanos no encontraba nadie remedio. Encomendándome fervorosamente a la Virgen de Monserrat y a Messí, para que intercediera ante ella y le explicara el desasosiego y la desesperación en la que me encontraba, ocurrió que el mismo día del partido entre el Barça y el Madrid me desapareció, esa misma mañana milagrosamente, quedando mi trasero tan limpio y reluciente como el de un bebé (le envío foto) Esto lo pueden atestiguar todos mis compañeros de peña´
Casos parecidos de curaciones milagrosas por intercesión de Messí tenemos conocimiento de que han ocurrido en otros seguidores del Barça y estoy recogiendo testimonios.
Después, en el partido, ya habrá visto su Reverencia la extraordinaria participación de Messí, rayando lo divino. Yo vi la mano de nuestra queridísima y reverenciada Virgen de Monserrat, que a través de Messí mostraba su amor a todos los catalanes.
Por todo lo expuesto a su Reverendísima Gracia solicitamos, que se comience la beatificación de Messí, para que pronto podamos tributarle culto en el Monasterio de Monserat.
Reciba su Gracia la mayor consideración de todos nostros.


Armando Bulla

jueves, 28 de abril de 2011

ERASE UNA VEZ... (Antonio Envid)

AEM

- He hecho lo que tú me encargaste, una actualización de los cuentos populares ¿qué te extraña?

- No me extraña nada. De ti podía esperarme algo así. Lo que me extraña es que yo te encargara esto. Pero, vamos a ver ¿de dónde te sacas que la bella durmiente era una drogota y su padre, el rey, un déspota?

- De la lectura del original de los hermanos Grimm. El Rey sabe que su hija la princesa se pincha, se lo ha informado su servicio secreto, muy eficiente, como en todas las dictaduras. Entonces prohíbe la utilización de agujas hipodérmicas en todo su Reino. Lo dice claramente el texto, en clave, por supuesto, la manera que tenían   los hermanitos de eludir la censura de su tiempo. ¡Pincharse con un huso....! ¿Quién puede creerse tamaña estupidez? Pincharse con un palo, aparte que ¿dónde encuentras ahora un chico que sepa lo que es un huso?

- En eso del huso te doy la razón, ni yo se muy bien qué es ¿dicen los Grimm que el Rey es un tirano?

- Desde luego, si no fuera un tirano ¿cómo iba a prohibir la utilización de jeringuillas sin provocar una revolución? Gracias a sus fuerzas de represión y a su servicio secreto, el pueblo, a pesar del sufrimiento que esta orden causaría a enfermos y a ciudadanos en general, no se atreve a rebelarse. Ahora bien, seguramente se desarrolló un importante mercado negro de jeringuillas, con pingües ganancias para algunos de los jerarcas del reino, como ocurre en todos los regímenes corruptos. Pero, claro, llegan lo dieciocho añitos de la princesita y ésta se pasa siete pueblos. Lo celebra con sus amiguitos en una orgía que termina con una sobredosis y, naturalmente, entra en coma.¡Está clarísimo¡  El dictador no va a reconocer que su hija es una drogota, una heroinómana, de modo que sus cronistas se inventan toda esa patraña de la bruja despechada y su maldición y todas esas boberías que jamás se ha creído ningún niño.

- El príncipe, según tú, será el director de una clínica de rehabilitación.

- ¡Exacto! ¿cómo lo has adivinado? Y mientras, para aliviar las tensiones sociales, el Gobierno había liberalizado el consumo de estupefacientes, de modo, que el personal iba siempre colgado.

- He de reconocer, pero no  comparto ¡eh!, que así este estúpido cuento cobra algún significado.

- Y siempre encontraremos alguna Consejería de cultura o de educación, que lo encuentre progresista y nos subvencione la edición.



Antonio Envid

miércoles, 27 de abril de 2011

TODOS TUS RELOJES (Loqax)

SGS

deseándote, deseándote, deseándote
la calle se abre de piernas
cuando la cruzas con tus tacones de guzzi
estás en tu punto de mujer escarlata
y el universo cósmico lo sabe y retiembla
y sigue con el morro el vaivén de tus caderas
en esta dulce mañana de abril

ay
pásate a la vida por la piedra
machácatela con pájaros y palomas
clava el freno de mano hasta la empuñadura
cómete las entrañas del diablo
mientras le vendes el alma y el corazón, tía,
sácale los últimos modelos de cartier
y tira todos tus relojes baratos

monta, monta a horcajadas este momento
y córtale después las patas
para que no te lleve camino del inserso
para que no tengas que verte
en el espejo con las tetas por babero
ahora, ahora, hazlo ahora
que todavía no conoces el poder del tiempo
ahora que todavía no sabes que abril, el mes más cruel,
engendra lilas de la tierra muerta


Loqax

martes, 26 de abril de 2011

EN LA TRASNOCHADA 47 (Mª Jesús Mayoral Roche)



En mi pasada trasnochada me quedé en continuará… Estaba hablando del comisario Montalbano y de su creador, Andrea Camilleri. Andrea Camilleri ha sido guionista, director teatral y televisivo, además de novelista. Yo lo calificaría como un escritor tardío que se ha ganado el éxito a base de popularidad. Y quizá esté ahí la clave para llegar al público. A mí personalmente me encanta esa forma de llegar a la inmensa mayoría literariamente, de forma poco ortodoxa, pero con inteligencia y personalidad propia. Camilleri es tal y como es su literatura. Las novelas de Camilleri van siempre por delante y el público las espera con entusiasmo, hasta tal punto, que se hacen anticipadamente preguntas sobre el futuro del comisario siciliano. En cierta ocasión le preguntaron a Camilleri si habría que llevar luto por la muerte de Montalbano. Él contestó que el final de Montalbano sólo lo sabe él, su mujer y su editora Elvira Sellerio, ya fallecida. Pero el viejo Camilleri -como buen escritor precavido- declaró que tal y como le vino a la cabeza la idea terminar con el personaje, decidió escribirla sin pérdida de tiempo. El último capítulo está depositado en la caja fuerte de la Sellerio; pero para dejar algo más confortadas a las fans, añadió, que Montalbano irá envejeciendo y se seguirá midiendo con una Sicilia que cambia. En cualquier caso Montalbano terminará - dijo su creador- después de tener un encuentro conmigo, en el que no se contempla ni su muerte ni su jubilación.

Leer a Camilleri en su italiano particular es divertidísimo; y aunque las traducciones al español son buenas, resulta inevitable que se pierda la sorna siciliana que tanto caracteriza la narrativa de Camilleri.  Andrea Camilleri es ante todo un siciliano practicante, quiero decir, que cuanto ve su ojo crítico lo deja plasmado literariamente en un sarcasmo. Este humor caustico inherente en él, añadido a su participación técnica en la serie televisiva han sido la clave para alcanzar tanto el éxito literario como el televisivo. Ese retrato siciliano que Camilleri nos muestra de su tierra en el máximo esplendor de su belleza, unido a la teatralidad de sus personajes, ha hecho que la serie televisiva dé para mucho más; desde la publicación de libros del barroco de la zona donde se ha rodado la serie, pasando por recetarios de cocina, itinerarios turísticos donde se visita la casa de Montalbano, hasta llegar a la creación de un club de fans www.vigata.org.

Viviendo el fenómeno Camilleri como lo vivo yo, no es de extrañar que me declare una entusiasta del comisario Montalbano. Pero reconozco que este entusiasmo, en mi caso, es enfermizo. Y lo cierto es que creo no ser una mujer obsesiva; sin embargo en este caso lo soy. Como me gusta saber la causa de casi todo, he querido hurgar hasta el fondo de esta obsesión. He llegado a la conclusión de que me siento plenamente identificada con el personaje, aunque éste sea masculino. Montalbano es un solterón asilvestrado que ama la soledad, como yo; siente verdadera pasión por la comida siciliana, como yo; le gusta el romanticismo pero sin ataduras, como a mí; es hijo único, como yo; le suele dar vueltas a la cabeza acompañado de un vaso de vino, lo mismito que hago yo.

Hay un episodio que en cierta manera me dejó más pensativa que de costumbre. El comisario Montalbano tenía un acebuche al que acudía en los bajos momentos, esos momentos existenciales en los que tantos bloqueos mentales se producen. En uno de esos bajones el comisario acude a él y se encuentra con su acebuche arrancado. El momento de rabia se dejó sentir. Ahí comprendí que la obsesión enfermiza que me produce el personaje es debida a mi identificación con él.

Espero que después de mis dos trasnochadas con Montalbano, os animéis a leer algún que otro libro de Camilleri.

Le voy a dejar a Servando la dirección de un video donde se ve la parte romántica del personaje. La música que lo acompaña es muy bonita.


lunes, 25 de abril de 2011

CRÓNICA FANTÁSTICA (Por Azulenca)

MJM

Esto de ser un zote y llegar a Ministro para mí no deja de ser un misterio. Me refiero a Pepiño Blanco. Cuando termine su mandato o lo que sea, yo le recomendaría que escribiera un libro. El título se lo regalo: Cómo ser un zote y llegar a Ministro de Fomento. Pues eso… que nos explique cómo ha llegado tan alto siendo tan corto de entendederas y con tan escasa dicción. Por otra parte creo que Zp en su compasión por los más desfavorecidos, en todos los sentidos, pues decidió en su legislatura dar cargos notorios a los más incapaces y extragantes; así se explica el gobierno que ha formado. Desde sibilas como Leire, pasando por magos como Rubalcaba e ilusionistas como Elena Salgado y terminando con naturalezas extraterrestres como Pepiño Blanco, pues eso, que la era Zapatero se va convertir en una fantasía. Y en verdad, yo creo que es una época democrática en la que impera la fantasía hasta extremos insospechados y debo reconocer que Zp es un fenómeno en este género. De hecho vamos a llegar a los cinco millones de parados, estamos pasando por una crisis que nos está ahogando y Zp nos hace creer todos los meses que estamos saliendo de ella y que España está creciendo. Yo no le quito el mérito a Zp, me descubro y debo decir que es un lince manejando cabezas. Resumiendo, la última legislatura de Zp es fantástica.

Otra criatura encantadora que ha irrumpido en escena es Elena Valenciano, la secretaria de Política Internacional del PSOE y portavoz del Comité Electoral. Este título tan rimbombante lo deja reducido al verbo rajar, que para eso la han puesto. Y debo decir que lo hace muy bien, pero yo creo que esta mujer daría más la talla como comercial de peluquería. En fin, es sólo una opinión.

Otro personaje y ser encantador es Tomás Gómez. Este pobre chico dice que esta haciendo una campaña novedosa. Y tan  novedosa, como que ha colgado un cartel en la Plaza de Callao de Madrid proclamándose Invictus y aparece a lomos de un caballo, que con su sola presencia deja reducido al animal a la categoría de burro y más semeja a Sancho Panza que al heroico Máximo de Gladiator. Bueno… finalmente han descolgado el cartel de tan novedosa campaña por ridículo.

Cuando me pongo a pensar sobre esta gente que vive de la política me doy cuenta de que cada día se reducen más. Ahora leen todo, lo llevan todo escrito y aun así son el hazmerreír del país. Bueno, de esa parte del país que piensa y tiene sentido común. Leire Pajín lleva pactadas las preguntas allá donde va y cuando alguien le hace una pregunta que no viene en el guión, la sibila se asusta y da la espantada. Y lo que fue colosal fue la intervención del Chato del PSOE y Vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, cuando dijo currínculo.

Otra encantadora criatura es José Manuel Campa, Secretario de Estado de Economía, quien ha salido a la palestra defendiendo un nuevo modelo de crecimiento para la economía española, siendo uno de los objetivos “lograr que las familias crean que lo mejor para sus hijos no es dejarle un piso en herencia”. Creo que este mensaje iba dirigido a José Bono y a la clase política en general que son los que más prosperan en cuestión de patrimonio.

El miércoles fútbol. El Real Madrid campeón de la Copa del Rey 2011, como debe ser. Yo prefiero que gane un equipo español.

Azulenca

domingo, 24 de abril de 2011

UNA MUCHACHA CRUZA LA AVENIDA (Antonio Envid)

SGS

Como una corola ávida de deseo
la avenida se abre
al taconeo alegre de tu paso
Linda muchacha en flor
El universo entero se agita
con la pulsión de tus jóvenes caderas
en esta dulce mañana de abril

¡Ay! si yo fuera tú,  
me lanzaría a la yugular de la vida
para bebérmela de un trago,
tascaría el tiempo con un freno ineludible,
aunque fuera con las tripas,
vendería mi alma al diablo, si fuera el caso,
destruiría todos los relojes
y derribaría las clepsidras

Todo antes de dejar escapar este momento,
para detener su paso
y evitar su huida hacia la decadencia
Para no llegar al instante
en que hasta el espejo nos rehuya su mirada
¿pero que sabes tú
de decadencias y naufragios?
¡Cómo vas a saber que abril es el mes más cruel,
que conmueve las raíces marchitas!



Antonio Envid


HOY CLASE DE LENGUA, "AMIGUITO" (Servando Gotor)

SGS
Fue el primer profesor, el primer cura con espíritu crítico hacia todo, incluso hacia la propia Orden.  Llegaba nervioso, grande, grueso, esclavina sobre la sotana, sombrero de teja, una varita y la bolsa con bolitas de lotería.  Tras el rezo rápido, abría la bolsita, y uno de nosotros, normalmente Garrido, metía en ella la mano inocente y...   el veintitrés: dos, tres (no, entonces no sabíamos lo que era el bingo, sólo la lotería de andar por casa).  El veintitrés.  Anda, precsiamente el número de Garrido.  Y eso,  Garrido a hacer los ejercicios.  Lengua.  Era Lengua lo que nos daba.  A ver Garrido, "amiguito", decía el cura, escribe en la pizarra:  La bella heladera le puso en la mano un helado de vainilla.  Y Garrido:  La-be-lla-he-la-de-ra-le-pu... Veamos, Garrido, ¿es una oración simple o compuesta?  Compuesta, padre.  Compuesta, por qué ¿porque es larga, acaso...?  ¿Seguro, Garrido, seguro, que es compuesta?  Y el atontáo de Garrido a la suya:  sí, padre, seguro.  A ver, "amiguito", dime, ¿en qué te basas?  Y Garrido ni idea, ni puñetera idea, pero a la suya.  A ver, Garrido, a ver: si es compuesta dime, ¿en qué oraciones simples la dividirías?  Y Garrido: en dos padre.  En qué dos, a ver, sepáralas.  Una:  La bella heladera le puso en la mano; y la otra: un helado de vainilla.  O sea, Garrido, que para ti La bella heladera le puso en la mano es una oración ¿no? Sí padre. A ver “amiguito”, a ver.  Cuando el padre Emilio decía “amiguito” con su vozarrón ronco y grave, malo.  A ver “amiguito”, di en voz alta:  La bella heladera le puso en la mano.  Y Garrido: La bella heladera le puso en la mano.  Veamos, Garrido: ¿tiene sentido o no lo tiene? ¿Tiene sentido La bella heladera le puso en la mano?  Y Garrido a la suya: sí, padre.  Ya se sabía, Garrido era así para todo: cabezón. Garrido, por dios, ¿no ves que el cura te está echando una mano, gilipollas? Pero nada, ni hablar: sí, padre, tiene sentido.  Garrido, por favor:  sal de la clase, sal fuera.  Una vez fuera abres la puerta y desde allí, sin entrar, dinos en voz alta: La bella heladera le puso en la mano y luego cierras.  Garrido sale del aula, cierra la puerta, la vuelve a abrir, se asoma y grita: La bella heladera le puso en la mano.  Luego cierra la puerta de nuevo.  Y el cura:  A ver, “amiguito”, entra.   Qué, ¿tiene sentido o no tiene sentido?  Y el “amiguito” erre que erre: si padre, tiene sentido.  Pobre Garrido. Pero pobre cura también, que por cierto se quedó con el mote de “Amiguito”.  ¿Hoy tenemos Lengua?  Sí, con "Amiguito". 

Cuescos

viernes, 22 de abril de 2011

LISTA COMPLETA DE PROPÓSITOS ABSOLUTOS (Narciso)

SGS


Utilizar siempre el pañuelo para sonarme, incluso en la playa y en la piscina. No decir nunca más a ningún amigo que cualquier día lo llamo para tomar un café. No responder nunca más que sí cuando un cura me esté casando. Negarme rotundamente a hablar del tiempo en el ascensor. Negarme rotundamente a hablar del tiempo. No seguir nunca más las instrucciones cuando quiera montar un armario. No intentar volver a leer el Ulises diciéndome que la última vez todavía no estaba preparado para entenderlo. No seguir insistiendo con la rubia buenísima del 3ºB. No dar nunca más por supuesto que el ruido que hace el coche desaparecerá por sí solo. No seguir creyendo que algún día podré comprarme un Ferrari. No intentar convencerme de que esta vez los callos con mucho tabasco me sentarán bien. No seguir pensando que si no entiendo la teoría de la relatividad es porque no me he puesto en serio a ello. No volver a convencerme de que, aunque duerma dos horas, al día siguiente estaré fenomenal. No confiar en cada intermedio de la película que será más breve que el anterior. Recordar siempre que el tiempo no es elástico y que en una hora no caben seis. No seguir insistiendo con la pelirroja buenísima del 6ºC. Aunque tenga unas ganas insoportables, no acabar enganándome con que los demás no olerán el pedo que me tengo que tirar. No seguir yendo a los entierros esperando hasta el último momento que el muerto no esté muerto de verdad. No seguir creyendo por más tiempo que, pese a que no dan la mínima señal de ello, he logrado trasmitir a mis hijos la más profunda esencia de lo más valioso de la vida. No volver a creer que es muy fácil arreglar un grifo que cierra mal. No seguir creyendo que sólo yo tengo un don especial que me da derecho a juzgar a los demás porque sólo yo acierto. No volver a pensar nunca más en nada.


Cuescos

jueves, 21 de abril de 2011

PIEDAD (Roberto Plural)

SGS

La luna ha amanecido tonta esta noche
Tan tonta como hermosa

Luego han sonado campanas de un silencio
Roto sólo por el crepitar
De la desnuda rama del rosal
Contra el blanco folio de mi ventana informe
 
En la penumbra
Viejas máquinas de coser gimen copos negros como piedras 
 
Y mis restos
En la gélida losa de mármol
Esperando nubes de autopsia
por una muerte tenebrosa.

Los veo

Puedo ver lo que fui y quiero vivir lo que no es

Penetro en mi cuerpo
Y tras el azote de un frío destello
Siento al fin mi propia muerte

-------------La muerte es azul
-------------De un azul claro e intenso como el cristal
-------------Helada lluvia de silencios
-------------Palabra sin voz
-------------Música sin tiempo…

------------Torrente de fósiles lágrimas
------------Sobre un tallo sin plasma


Y enseguida junto a mí
Un hálito primaveral pisa crisantemos

No sin esfuerzo abro esos ojos que fueron míos

-------------¿Quién eres? -pregunta
-------------Madre -acierto a decir
-------------Hijo -contesta

Y un intenso calor de amorosos labios
acaricia mi frente 





martes, 19 de abril de 2011

EL GABINETE DEL DOCTOR GLOBELIUS (Antonio Envid)

AEM

El fuerte olor sulfuroso irrita las mucosas del visitante. Unas pajuelas arden en un matraz. El doctor remueve lentamente la solución que contiene una probeta. Alambiques y retortas. Un fogón en una esquina sobre el que hierven unos alambiques. El doctor Globelius lo recibe sin dejar de trajinar en su laboratorio.
Verá, el primero en hacer una destilación fue un paisano suyo, Arnaldo de Vilanova. Destilando vino, extrajo de él su espíritu, el acua vitae, demostrando que mediante esta operación se conservan las cualidades especificas de los elementos sometidos a este proceso, sus principios esenciales, como puntualmente informa la Enciclopedia Moderna de Mellado editada en 1851.
Si destilamos el cerebro de una persona, extraeremos las cualidades específicas de su personalidad, la quintaesencia de su pensamiento. Los doctores Orfila y Pinel han sido los primeros, que yo sepa, en destilar cerebros humanos y extrajeron mercurio del cerebro de individuos que habían tomado durante mucho tiempo preparaciones mercuriales, como tratamiento para la curación de enfermedades venéreas. Puede comprobar todo esto en “Tratado completo de enfermedades venéreas” por A.J.L. Jourdan  Doctor en medicina, editado en Madrid en 1834. Aunque estos doctores buscaban en sus experimentos elementos físicos y no espirituales como yo, demostraron que la operación de destilación de un cerebro es posible e incluso relativamente sencilla. Hasta se habla de una destilación natural del cerebro, un licor llamado pituita, bastante enigmático, si hacemos caso al doctor don Martín Martínez, médico de cámara de su majestad, profesor de cirugía y examinador del Proto-Medicato en su “Medicina Sceptica y Cirugía Modernas” publicado en Madrid en 1748. Yo poseo la tercera impresión de esa excelente obra, con nada menos que una Apología del Rmo. Padre fray Benito Feijoo.
Una tos bronca con resonancias de oquedad interrumpe su discurso. Perdone, estos ácidos que utilizo como reductores están arruinando mis pulmones… Mis trabajos consisten en destilar cerebros de personas para obtener de ellos la esencia de su pensamiento, que es tanto como decir que quiero extraer su alma y conservarla disuelta en espíritu de vino, de modo que pueda utilizarse cuando se quiera, bien ingiriendo este licor, bien utilizándolo como si fuera un perfume cualquiera o inyectándolo con facilidad en el líquido cefalorraquideo. Ahora bien, como hasta ahora solo he conseguido cerebros frescos de vagabundos, ajusticiados, prostitutas callejeras o pobres locos, incluso de un poeta, los resultados obtenidos son bien contrarios a mis afanes, ya que se trataba de individuos marginales y por tanto rebeldes al orden social y sus espíritus nada aptos para mis propósitos. Es ahí donde requiero su colaboración, debe suministrarme cerebros frescos de gente fácil de manejar, disciplinados y obedientes, nada críticos y fácilmente sugestionables. Tampoco le pido nada excepcional, gentes así, gregarias, sometidas y poco críticas, es lo que más abunda. El suministro ha de ser suficiente y regular. Una vez a punto el procedimiento para realizar las destilaciones de modo industrial, vacunaremos a la población con el elixir extraído, de modo que obtengamos ciudadanos que respondan obedientemente a los estímulos del gobierno que estableceremos a escala mundial. Obtendremos, por fin, una sociedad pacífica, feliz y eficiente.


Antonio Envid.

lunes, 18 de abril de 2011

CRÓNICA CHINA (Por Azulenca)

SGS

Zp ha querido engañar a los chinos pero no ha podido. Lo mismo pensaba Zp  hacer buena la sentencia: lo engañé como a un chino. No, no lo ha conseguido en su último viaje a China, en su papel de pedigüeño no ha podido sacarles la tela marinera. Bueno, que todo se ha quedado en un cuento chino de Zapatero. Nuestro Presidente está perdiendo sus poderes, hasta la mentira -un arte del que sabe mucho- ha dejado de estar a su servicio.
Esperanza-chulapa-castiza de Madrid es una chica excelente y como tal va a crear un Bachillerato de Excelencia. A mí no me parece mal. En estos tiempos en que los tontos brillan y los listos callan por miedo a meter la pata, pues me parece muy bien que los listos merezcan un trato especial. Porque los listos entre tanto tonto corren el peligro de idiotizarse. Y además, yo estoy muy agradecida a los listos. Yo, que fui una pésima estudiante, revoltosa y mega,  que para aplacarme los profesores me colocaban en primera fila o bien me ponían de compañera a una estudiante excelente; pero eran otros tiempos y los malos estudiantes admirábamos a los listos. Yo agradezco a mis compañeras de pupitre su paciencia por soportarme y les quiero dar las gracias en esta crónica, ya que algunas de ellas siguen este blog.
Últimamente tenemos unos políticos muy patosos, en menos de una semana se han caído a lo largo Valeriano emperador del paro y  Zarrías, Secretario de Estado de Política Territorial que no mide el terreno. Vamos, “pa haberse matao”.
Cuando dije en una crónica pasada que Rubalcaba tenía estómago para comerse el faisán y que todavía le quedaba sitio para el postre: no me equivoqué. Este miércoles no hubo faisán y el pobre Gil Lázaro se quedó sin pegunta y sin plumas, supongo que obedeciendo las órdenes de Mariano. Mariano que como mejor está es fumándose un puro mientras ve jugar al fútbol a su hijo, imagen enternecedora más propia de un calzonazos que de un jefe de la oposición: tal y como están las cosas en este momento. Descansa, Mariano, descansa. ¿Y dónde quedan las palabras de Mariquita Pérez? Soraya Sáenz de Santa María que decía que el asunto faisán iba a conducir a Rubalcaba a su dimisión. Esta chica tiene que crecer un poco más en todos los sentidos, todavía no sabe con quién se juega los cuartos. Rubalcaba, el mago del banquillo azul, ha hecho desaparecer al faisán y no dejará pluma.

La lista de imputados por Valencia a las autonómicas ha traído cola. Bueno, y qué, Mariano se fuma un puro, no se habla del asunto y a seguir. Estas licencias que se están tomando los políticos de ambos bandos me parecen una indecencia; indecencias que enturbian cada vez la Democracia y que de seguir así conseguirán un electorado abstencionista. Eso en el mejor de los casos, porque las cosas pintan muy mal y la gente está que no se aguanta.

Otro que está inmenso es el faraón de Madrid, Gallardón, quien acompañado de Ana Botella están  de acuerdo en quitar los carteles anunciadores del menú a las puertas de los restaurantes madrileños. Estas manías de nuestros políticos cargando contra la gente que se gana el pan con el sudor de la cocina, los hace déspotas en extremo. Esta clase política mediocre no se da cuenta de que el coche oficial en el que se chulean lo paga el pueblo, el contribuyente. Ese pueblo al que están acribillando con sus caprichitos de gente presumida y tonta. ¿Hasta cuándo, Catilina, seguirás abusando de nuestra paciencia?

Vamos encaminados a los cinco millones de parados. Había un programa de TV que se llamaba Oficios Perdidos, pues a este paso habrá que reponer otro que lleve el título Oficios Recuperados, por supuesto sumergidos.

El miércoles al cine. La Legión del Águila. Una de romanos sin pretensiones con los clásicos tópicos. Hay cosas que me sobran y otras que echo de menos, en cualquier caso es una bonita historia que se deja ver.

Azulenca

domingo, 17 de abril de 2011

SUMÉRGETE EN MI ESTUPEFACIENTE LECHO (Antonio Envid)

SGS

Sumérgete en mi estupefaciente lecho
camina por la algodonosa calma
que mi aguja proporciona
Deja atrás el dolor de la vida
y embarca en el bajel que te ofrezco,
navega confiado por las aguas del olvido.

No te resistas, la lucha ha terminado,
abandónate por fin a la nada,
no mires atrás, comienza el derribo
del vano castillo con tanto esfuerzo levantado

Por la cánula penetra
la suave caricia de la pía mano,
que todo recuerdo borra
y en la sombras te sumerge

pasa tranquilo a la otra orilla
y desde allí contempla benevolente
a los que aquí quedan a la espera
de tomar la barca para idéntico camino.

Antonio Envid




EL PRECIO DE LA PAZ (Servando Gotor)


No, la paz no tiene precio.  Pero ¿qué se entiende por paz? ¿Recuerdan cómo alardeaba Franco en sus 25 y 30 años de paz?  ¿Era verdadera paz? ¿Qué tipo de paz era aquella?  Y cuando Napoleón invadió España, ¿qué creen, que no nos traía paz? Por supuesto que nos la traía: nos traía su paz. ¿Qué gobernante, proceda del sable o las urnas, no pretende la paz, “su” paz, para mantener su propio estatus? No, la paz que tiene un precio no es paz. La paz que se paga es entrega, sometimiento y humillación.  La paz no se compra y menos a cambio de democracia o de estado de derecho.  Tampoco es paz la paz impuesta, ni la piadosa.  Como no lo es la soportada. Y si mal está que un político pretenda convencernos que el fin de la paz justifica cualquier medio o determinados medios o todos los medios, peor, mucho peor, es que un juez, nada menos que un juez, anteponga la paz al mismísimo estado de derecho. Y esto es lo que ha hecho el magistrado de la Audiencia Nacional, José Ricardo de Prada, en su voto particular del auto de cuatro de abril (caso Faisán) al expresar –entre otras barbaridades jurídicas- literalmente lo siguiente:
Es un elemento característico de los delitos terroristas su finalidad, última, política, y es, en este plano, en el de posibles negociaciones políticas, donde se encuentran legitimados los gobiernos de los Estados a disponer de un determinado ámbito de actuación, en que, sin infringir normas jurídicas que impliquen una quiebra del estado de derecho, les permita llevar adelante acciones tendentes a obtener resultados que quedan indiscutiblemente bajo lo que son las obligaciones de todos los gobiernos. Nos referimos, en materia de terrorismo, además del combate jurídico desde el estado de derecho, a la utilización de cuantos instrumentos políticos legítimos puedan existir desde la perspectiva de un estado social y democrático de derecho, para la obtención de la pacificación y el fin de la lacra del terrorismo.

De entrada, al referirse a esa “finalidad última política” equipara al gobierno democrático de España con los grupos terroristas, lo que resulta, sin más, inadmisible. Pero lo peor es que justifica no sabemos bien qué “instrumentos políticos legítimos” “además del combate jurídico desde el estado de derecho”.  ¿Hay quien pueda entender esto, máxime cuando previamente ha admitido, en base a esa “finalidad última política” que en las “negociaciones políticas” (…) “se encuentran legitimados los Estados a disponer de un determinado ámbito”?

Lo que en definitiva está diciendo es lo que ya estamos hartos de oír: que el fin justifica los medios y para alcanzar la paz todo vale. Afortunadamente se trata sólo de un voto particular y el resto del tribunal, es decir los otros dos magistrados, han opinado y decidido justo lo contrario.  Pero resulta verdaderamente alarmante que un juez tenga la osadía de suscribir semejantes argumentos.
No, la paz no se compra.  Porque si se compra, su precio no es otro que la libertad. No, la paz sólo es paz cuando libremente se acepta. Y eso sólo ocurre cuando el pueblo se la otorga a sí mismo mediante una constitución y un estado de derecho derivado de ella y sustentado en ella.  La paz sometida al terror no es paz. Y que nadie diga que la democracia y el estado de derecho son débiles. Al contrario: el rigor de la ley (estado de derecho) ha de ser un verdadero rodillo para todos aquellos que la contravengan, persigan lo que persigan. Los demócratas, los verdaderos demócratas son gente fuerte y briosa que lejos de rendirse o amilanarse ante los ataques externos, planta cara con la ley reafirmando así sus convicciones.

No, la paz como todo lo grande, no tiene precio.





Servando Gotor
El Comarcal del Jiloca
15/04/2011


BALCONCILLOS 12 (Loqasto)

SGS

Si subes al balconcillo apropiado puede que veas en acción a las mujeres andaluzas que son, a la vez, a la vez, poetas andaluzas, sí, aunque tal acumulación de maravillas –mujer, andaluza, poeta- pueda parecerte un milagro –y tal vez lo sea-. Atento:

…………..Ay, hoguera sola, sola como yo, que me derramo epiléptica, que huelo
a pólvora y derrumbo el pastel para que alguien me enseñe a morder cerezas: soy fugitiva.
………….Sí, son ellas en acción, son sus versos que, si los pusiéramos a batir un puñado de tierra –como se bate la clara de huevo- lo montarían hasta ocupar el extenso horizonte; llenarían el mundo y la vida de gacelas, de violentos perfumes, de gotas dulces, de rosas de yodo, de estrellas de azufre.

…………Balconcillos, balconcillos, qué pereza a veces seguir subiendo la escalera, qué rencor de peldaños. No llores, heidi, no puedo rescatar los astrolabios. Es tanto el silencio aquí, es tanto el dolor, es tanto el miedo. Y la belleza, también la belleza. Estás en el lado frágil, sí, es tanto el dolor aquí. Y la soledad, también la soledad.

-----------Marián –que tal vez ha comprendido- atraviesa los huesos de la noche con la nariz abierta de costa a costa y la cara en la última curva del viento. Reventada de amor y agua, no quiere perderse ninguno de los secretos. A veces, los dioses bajan demasiado la voz; a veces la respiración le sale más barata. Marián está sin duda en el lado frágil, ay, donde la realidad –o lo que eso sea- está abierta a la intemperie interminable. El traje que ibas a ponerte mañana está raído: trapos viejos, cartones sucios, lugares sin líquidos.

------------Con el bueno de john llega el amanecer y la espléndida mañana de verano y las vacas en la gloria de su cuero blanco y negro: tienen su historia misteriosa, la meditación verde  y –calmadamente- se casan entre ellas. Las vacas en la gloria de su cuero blanco y negro, sí, ellas, que nunca fueron a la escuela.

----------Y bien, desde el más alto de los balconcillos puedes escuchar a sylvia hablando con el olmo. Sube si quieres, pero seguramente cuando bajes no serás ya el mismo: sylvia te avisa: el viento será tan violento que no tolerará espectadores y tendrá que aullar. Si tienes arrestos, adelante, escucha, escucha: el amor es una sombra que se fue como un caballo: toda la noche galoparé, como él, hasta que tu cabeza sea una piedra y tu almohada un poco de césped.


---------Atiende: son las palabras exactas que sylvia ha elegido: precisas,insustituibles, perfectas. ¿Ha de traerte ella el sonido de venenos? Ay, la habita un grito que se agita de noche, buscando con sus garras algo para amar. Y la aterra, ay, la aterra esa cosa oscura que duerme en ella: todo el día siente sus suaves giros, su malignidad.

---------¿Es el mar lo que oyes en ella o es la voz de la nada, de tu locura? La cara asesina petrifica la voluntad y ahí están las faltas que matan, que matan, que matan.

----------Bien, bueno, ya puedes bajar, descansa. Si sigues siendo el mismo más te valdría alejarte a una tierra sin estaciones donde podrás reír, pero no con toda tu risa; donde podrás llorar, pero no con todas tus lágrimas: para ti ya no habrá cielo ni infierno ni vida que los valga.



Balconcillos

viernes, 15 de abril de 2011

¡INDIGNAOS! (Antonio Envid)

“Sois responsables en tanto que individuos” Sartre


SGS
Así reza el título del libro que acaba de publicar Stéphane Hessel. Se trata de un libro subversivo, tanto por su forma como por su contenido. Por su forma, porque es breve, apenas sesenta páginas y por su contenido, porque estas breves páginas están cargadas de pensamiento. Una vez le preguntaron a Pierre Vilar a qué atribuía que el Gobierno español hubiera prohibido su Historia de España. Porque es un libro delgado -contestó el prestigioso hispanista- a las dictaduras les atemorizan los libros delgados –prosiguió- si hubiera sido un grueso manual no le habrían hecho ningun caso. En efecto, Pierre Vilar cuenta la historia de España en apenas doscientas páginas.

El viejo resistente francés Hessel a sus 93 años, el último superviviente de quienes en 1948 redactaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pide a los jóvenes que se indignen ante la situación del mundo en la primera década del siglo veintiuno.

Dejo paso a mejores palabras que las mías, las de otro sabio nonagenario, José Luis Sanpedro, que prologa este opúsculo:

¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados.

Hessel reconoce que las nuevas generaciones de hoy lo tienen más difícil para rebelarse que aquel puñado de jóvenes de su tiempo que se decidieron a plantar cara a la inhumana ideología de nazismo que, además, invadía su país y luego a la brutalidad del estalinismo, tenían muy claro contra qué luchaban; las formas del capitalismo actual son mucho más sutiles, pero igualmente generadoras de un mundo tremendamente injusto, aunque mucho menos evidentes, incluso amables.

Hay que hacer una precisión, la oposición que propugna ha de ser pacífica y suscribe las palabras de Sastre: “Reconozco que la violencia, cualquiera que sea la forma bajo la que se manifiesta, es un fracaso”. No me resisto a copiar el siguiente párrafo de Hessel:

En la noción de eficacia es necesaria una esperanza no violenta. De existir una esperanza violenta, ésta se encuentra en la poesía de Guillaume Apollinaire: “Qué violenta es la esperanza”; pero no en la política.

Confiesa haber sido siempre un optimista hegeliano, que la larga historia de la humanidad tiene un sentido: es la libertad del hombre que progresa etapa por etapa, pero que la contemplación del discurrir de la primera década del siglo veintiuno le está empujando al pesimismo de Walter Benjamín, que al contemplar el cuadro de Paul Klee “Angelus Novus” creyó ver un ángel que abre sus brazos para ahuyentar “esa tempestad a la que llamamos progreso”, y para quien el sentido de la historia era la marcha inevitable de catástrofe en catástrofe.

Lo más sugerente del libro, para mí, es que un anciano de 93 años tenga que dirigirse a una juventud europea que hasta hoy parece resignada a ir abandonando poco a poco de conquistas sociales que tanto han costado conseguir a sus padres.


Antonio Envid

jueves, 14 de abril de 2011

VIA DOS ANDEN PRIMERO

SGS

Fue en su última carta.  Apenas una insinuación. Medias palabras, como siempre. Un niño blanco y regordete con la cabeza como un queso de bola devoraba un bocadillo de mortadela bajo la mirada atenta de su joven y también regordeta madre, mira mamá, Teruel.  Y ella, la madre, dirigiéndose más a nosotros que al propio niño: no hables con la boca llena...  Un rayo de sol iluminó la artificial sonrisa de la madre. Buenos modales. A veces vienen bien pero ¿por qué es todo tan falso? Quizá fuera eso precisamente, los buenos modales, la clave de todos sus fracasos. La falta de sinceridad. El tren giraba y los últimos destellos del atardecer arrugaban todas las miradas. Pues como el Gobierno no tome medidas más drásticas –se oyó- la vamos a palmar…  Era el caballero con aspecto respetable que se sentaba junto a la ventanilla de enfrente.  Se quedaba en Zaragoza donde tenía un taller de marroquinería y viajaba dos o tres veces al año a Valencia.  Empecé de tratante, había dicho y, de vez en cuando me doy alguna escapada recordando los buenos tiempos, además lo mío es la calle no el taller: nací tratando y así moriré. Los cables del tendido eléctrico ondulaban por las ventanillas como la superficie de un mar crispado. Lealtad, fidelidad… ¿sinceridad?  ¿Por qué andamos siempre ocultándonos?
Inés nunca hubiera comprendido ciertas cosas, pequeñeces sin importancia que se escondían detrás de una mirada.  Ese era el fallo, la otra cara de la moneda, todos tenemos dos caras, como Jano;  y, como la luna, una siempre permanece oculta. En Teruel jóvenes soldados se despedían de sus padres.  Otros de sus novias.  Todo eran lágrimas, algunas se escapaban empañando el ambiente pero las más se reprimían. Aquello le gustaba y se olvidó de Inés por un momento: los artistas somos espectadores de la vida, se dijo, sólo las prisas nublan el espectáculo... ninguna butaca mejor que el asiento de un tren.  TREN PROCEDENTE DE ALICANTE CON DESTINO A IRÚN EFECTUARA SU SALIDA DE LA VIA CUATRO, ANDEN SEGUNDO, A LAS ONCE HORAS QUINCE MINUTOS. Una parejita ocupó dos de los asientos que aún quedaban libres. La estación se alejaba poco a poco en un travelling perfecto. Los dos tenían las mejillas desbordadas de fuego.  Ella le susurraba cosas al oído y él reía sin disimulo.  A veces le bastaba una mirada seca para disipar las risas de su compañero.  Era muy hermosa y quizá demasiado joven.  Las manos del muchacho recorrían incansablemente su cuerpo buscando unos pechos incipientes que apenas se adivinaban bajo la blusa.  Una nueva mirada, más severa, de ella, bastaba para detenerlo.


Inés.  ¿Cómo convencerla? ¿Por qué convencerla? Tenía una imagen falsa de él como él la tendría de ella cuando se marchó. Los dos estaban acostumbrados a la soledad, pero a una soledad temporal, casi terapéutica.  Los rodajes eran breves:  un mes, dos a lo sumo.  La esperanza del retorno siempre reconfortaba.  Pero esta vez todo era distinto.  Dos años y sin aquella esperanza.  La agobiante actividad de esta época, premeditadamente buscada, no había sido sino un parche que en vano ocultaba las profundas heridas de su ausencia.

¿Me das fuego? La joven le despertó de repente.  Frente a él, un primer plano de sus labios.  Una sonrisa vital, simpática...  desbordante. Y el tratante de Zaragoza: muchacha ¿es que no lo has visto?: este departamento es de no fumadores,  NO-FU-MA-DO-RES,  ¿no sabes leer? Mientras le encendía el cigarrillo, el sugestivo primer plano se congeló: aquella cara, vista así, tan de cerca…  bastarían unos pequeños retoques y constituiría una viva réplica de Inés treinta años atrás. Y pensó que posiblemente la belleza es siempre la misma. También ella al aspirar fijó descaradamente sus ojos en los de él.  Estaba claro que lo había reconocido. Y expulando el humo hacia el tratante replicó: ¿y quién le ha dicho a Vd. que voy a fumar aquí?  Salió al corredor y bajó el cristal superior de la ventana.  Su compañero se había dormido.

La contempló de arriba a abajo.  Hasta su cuerpo era como el de Inés.  Como si intuyera que la estaba mirando, se volvió hacia él con una sonrisa insinuante y desde el corredor le ofreció un cigarrillo. Lo aceptó, indudablemente, y disfrutaron juntos del paisaje en silencio. Tampoco Inés hablaba cuando se encontraba a gusto.  Los encuentros en la estación apenas precisaban de palabras, incluso en una de sus numerosas cartas se pusieron de acuerdo en que así fuera:   "Y no te olvides:  en la vía dos, andén primero.  Sin hablar.  Como siempre." Hasta la correspondencia tendía a ser más breve, aunque no por ello menos comunicativa.  En las últimas cartas resumían el momento sublime del encuentro, con sus ritos accesorios, en una frase telegráfica:  y el miércoles, vía dos, andén primero.

Luego todo cambió.  Cometió la estupidez de irse de casa con una loca principiante que apenas sabía recitar una oración frente a una cámara.  Lo embaucó bien:  dos películas bajo su dirección y se acabó el cuento.  La madurez tampoco está exenta de inocencia.  Pero lo peor se lo llevó Inés, a quien le seguía enviando cartas clandestinas en las que trataba de justificar los motivos de su repentina marcha, lo de siempre:  el deterioro galopante de sus relaciones, la monotonía...      Ya antes de que aquella loca lo abandonara, le confesó estar hundido en la soledad más insoportable.  Y en la última estalló:  "me corroe el solo hecho de pensar que no estarás a mi llegada.  Si no te conociera tan bien como creo, volvería a... ya sabes: vía dos, andén primero.  Pero sé, aunque no termino de comprenderlo, que tu amor propio impedirá toda posibilidad de reconciliación.  En cualquier caso, quiero que sepas que vuelvo."
                        -Tú eres Arsenio Villuendas, ¿verdad?
En efecto, la muchacha le había reconocido.
                        -Me he dado cuenta cuando me dabas fuego.  Conozco casi todas tus películas.
                        -¿Sí?
                        -La que más me gusta es "Flores Secas"...  Ah y, por supuesto, "Vía dos, andén primero".

Se quedó estupefacto.  Nunca había dirigido una película con semejante título: "Vía dos, andén primero".  Es más, ignoraba que existiera.  No sabía como reaccionar.
                        -Lo que más me llama la atención es la presencia constante del tren, siempre sale el tren en tus películas.
                       
-----------------Era verdad aunque nunca había reparado en ello: en su obra siempre había una referencia, directa o indirecta, a trenes y estaciones.  Forzó su ingenio:
                        -Entiendo que te guste "Flores Secas", de hecho gustó mucho, pero lo que no entiendo, siendo como eres tan joven, es que una película tan intimista y tan ignorada de hecho por el público y la crítica como "Vía dos, andén primero", pueda pueda haberte gustado tanto  ¿Qué le has visto?
                        -No sé.  Tiene algo...
                        -¿Qué?
                        -No sabría explicarme…  La escena final...
                        -¿Qué le pasa a la escena final?
                        -El revuelo en la estación es...  Es extraordinario.  Queda la duda...  No termina de resolverse la situación.  Algunas amigas decían que ese ir y venir apresurado de la gente era debido a que la protagonista se había suicidado, otras en cambio lo veían como el revuelo normal de cualquier estación de cercanías en hora punta.  Es fascinante.  Genial.  Una película que deja al espectador con tantas dudas, con tantos interrogantes… si la relación entre los dos se salva o no, si ella se ha suiciado, no sé, quizá sea un poco morboso, lo reconozco, pero a mí me entusiasmó.
                        -¿Cuándo la viste? ... ¿Dónde?
                        -El verano pasado.  Me gustó tanto que la vi dos veces.
                        -Si... pero ¿dónde?
                        -En Zaragoza.  En el Monumental.

----------------Un sudor frío se apoderó de él. Conocía bien Zaragoza y sus cines. El  Monumental llevaba cerrado más de veinte años.
----------------Le ocurrió lo que a sus personajes:  El sonido exterior fue la primera referencia de su despertar.  Entreabrió los ojos y poco a poco se disipó la turbia imagen que tenía enfrente: la imagen sepia de una estación concurrida que adornaba el compartimento.  Volvió a cerrarlos:  era la estación a la que se dirigía. Su memoria se iba recomponiendo.  Recordó a Inés y, de inmediato, el episodio con su joven admiradora.  Se negó a abrir del todo los ojos.  ¿Habría sido todo un sueño?  En cualquier caso era una premonición.  Una fatal premonición.  Le envolvió de nuevo un sudor frío que esta vez soportó con fuerza y entereza.  ¡Terrorismo fiscal!, así lo llamo yo: el Gobierno está empeñado en que trabajemos cuatro para que vivan cuatrocientos. Era el tratante de Zaragoza.  El ambiente estaba cargado de humo.  Decidió abrir los ojos por fin y comprobó que, en lugar de la enigmática muchacha y su compañero, había dos ancianos con aspecto pueblerino que parecían hermanos gemelos. Qué, qué tal ese sueñecito, ¿está mejor?, les decía a estos señores que la política fiscal del Gobierno no tiene nombre... No salía de su asombro.  El tratante de Zaragoza disfrutaba con un enorme puro habano.  Buscó en vano la prohibición:  el letrero ya no estaba. La sensación de que todo aquello no era real contuvo sus lógicos deseos indagatorios y, antes de pasar por loco, optó por esperar.  Un ejército de farolas iluminó la noche y como atraída por su mirada, la estación se vino encima de golpe.  En el andén primero apenas quedaba sitio para los pasajeros que iban a apearse.  Desde la ventana escrutó rostros, intuyó sucesos y confundió miradas. Bajó del vagón y su primer contacto con el andén coincidió con un enorme alboroto.  La gente se arremolinó junto a la máquina.  El corazón lo sintió como nunca.

30/11/1987
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...