viernes, 23 de abril de 2010

MIGUEL HERNÁNDEZ Y SERRAT, DOS ALMAS SIN FRONTERAS (Servando Gotor)


Cuando en el setenta y tres oíamos en la voz de Serrat aquellos hermosos versos de Miguel Hernández sobre un vientre fuera del cual todo era futuro fugaz, pasado, baldío y turbio, con medido acompañamiento orquestal (qué arreglos y dirección musical de Francisco Burrull y cuánta música culta detrás) uno intuía, sólo intuía, que se refería al calor del vientre materno, porque aunque peritos en lunas bastante teníamos con la transparencia de Bécquer o Azorín. Quizá por eso, haciendo más caso a mi púber fiebre que a una curiosa intuición, a mí no se me quitaba de la cabeza el terso vientre (ay, sólo imaginado) de mi núbil y entonces etéreo amor.

Cuatro años antes, en el sesenta y ocho, se había montado la del La-la-la y Eurovisión, primer gesto catalano-económico de Jordi Pujol, artífice –hoy se sabe- de aquella treta, más económica que política: detrás, la discográfica de la “Nova cançó” (Edigsa) propiedad de Banca Catalana, a la sazón presidida por él: no querían libertad -luego se ha visto-, sólo dinero y poder. El joven Serrat, por muy genio que fuera, en lo último que pensaba era en los dineros del Pujol o en el catalanismo exacerbado -no hay más que verlo y oírlo en los vídeos de la época-; de hecho grabó la canción en español y se destapó al año siguiente (el sesenta y nueve) con un álbum sobre Machado,  poeta castellano y español por antonomasia. Y enseguida, en el setenta, se marcó el mejor LP editado en España hasta entonces y, sin duda, su mejor obra: Mediterráneo, que incluía un canto a don Quijote, “caballero del honor”, de León Felipe.

Sin embargo… Sin embargo Serrat, ya nunca dejaría de sorprendernos. Mediterráneo jamás sería superado, cierto, pero en pleno fervor de aquel éxito puso música a Miguel Hernández y el disco se conserva hoy mucho mejor que Mediterráneo. Mediterráneo es la obra del genio cantautor. Miguel Hernández, además, la de un equipo de profesionales de primerísima fila: mucha y buena música. Pero, además, gesto rebelde. Sí, rebelde. Porque el creador se crece ante la adversidad tanto como se aplatana bajo el poder. Miguel Hernández suena como si se hubiera grabado hoy mismo. Mediterráneo suena bien, sí, pero en sepia.

Ahora, el noi del Poble-sec vuelve a sorprendernos con nuevos poemas de Miguel Hernández. Bien. Pero la grabación, con ser buena, carece del desparpajo de la adversidad que tenían aquellos versos del setenta y dos. La de hoy nace bajo el arco (¿arco?), bajo la sombra del poder. Los versos del setenta y dos, en contra. La actual con más medios, la antigua con más talento.

Miguel Hernández, el poeta, fue grande, como lo es Serrat cuando hablando de su pueblo habla del mundo, o sea, cuando el poema suena esencial y, por tanto, universal. Ahora, Serrat, presenta la nueva grabación proclamando la intemporalidad del poeta. Y, en efecto, ahí está el arte: en lo intemporal, en lo universal, en las “almas sin fronteras” (como reza el poema/canción “Uno de aquellos”).

Miguel Hernández era un genio. Serrat, también. A los dos se les puede perdonar ciertas tonterías. Menos a un Serrat triunfador, maduro y millonario, que no las necesita. Queda muy poco de la gran lírica del cantante en estos versos (también menores en su mayoría) de Miguel Hernández. Tan poco que se olvidará como se ha olvidado la segunda parte de Mediterráneo (Pleny al mar, ¿les suena?). Sobran comerciales coros y ecos caribeños así como explícitas referencias al Juan Luis Guerra de los ochenta. Porque, sin desdeñar al dominicano, Serrat debe ser Serrat.

En todo caso un trabajo muy por encima de la vergonzante media (iba a decir mier…) que inunda el mercado. Disfrútenlo… con permiso de la SGAE y de Teddy Bautista, listo como Pujol.


(El Comarcal del Jiloca, 16/04/10)

20 comentarios:

  1. No oigo nada.
    ¿Dónde hay que darle para que suene?
    La Conchaparis

    ResponderEliminar
  2. Narciso de Alfonso23 de abril de 2010, 18:01

    .

    Oleeeeeeé

    Gracias, Maestro.


    Narciso

    ............

    ResponderEliminar
  3. Pero Concetta, tú lo que quieres es provocarme para que cuelgue música y me persiga el Bautista hasta decapitarme!!!

    Tú, tú, precisamente, que conoces muy bien cómo las gasta la SGAE...

    (De todos modos, sólo por imaginarme cómo has intentado poner oreja a ver si se escababa por la pantalla alguna nota, sólo por eso, ha merecido la pena tu mensaje provocador.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, a mí Serrat...ni fú ni fá. En parte porque no me ha tocado vivir esos momentos en los que el contexto añadía una carga de emoción a sus letras y música. No he vivido su época de talento en estado puro, sin aliñar con esa especia que tan mal sabor le da a lo auténtico y que se llama: dinero.

    En fin, cuando buenamente pueda, escucharé al Serrat incorrupto del que habláis.

    Gracias,

    Vladimira

    PD: Y bueno, Servando,ya sabes que soy más de Mozart y Bach y esa pandilla que nunca pasa de moda.

    A veces, hacerse viejo, priva al legado de los grandes autores de su fulgor, la obra envejece. Quizás dentro de 100 años, el tiempo haya conseguido destilar la esencia de Serrat. Es muy selectivo, el tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Vladimira, tus críticas casi están a la altura de tus versos (y tus versos están muy altos).

    En balconcillos tienes la Elegía a Ramón Sijé y Nanas de la cebolla, ambas del álbum de Serrat "Miguel Hernández". Nadie diría que esa grabación tiene casi 40 años.
    Dos años antes, Serrat había grabado "Mediterráneo" donde hay, al menos, tres canciones que -creo- ya han superado -también- el paso del tiempo: "Mediterráneo", "Lucía" y "Aquellas pequeñas cosas". Sin embargo la grabación y la orquestación han envejecido mal.

    Cuando digo "música culta" en el disco "Miguel Hernández" me estoy refiriendo a la influencia tanto de las orquestaciones clásicas como de jazz. Y eso -creo- también ha hecho, ya, al LP "Miguel Hernández" un clásico.
    De todos modos, es cierto que hace falta más tiempo para un veredicto más objetivo, pero 40 años pueden ser un buen indicio del juicio cronológico definitivo que ni tú ni yo veremos.
    Las antigüedades bendecidas por el paso del tiempo y consagradas como clásicas están ahí y tienen esa valoración cronológica (casi)objetiva. El problema es que las obras contemporáneas sólo podemos juzgarlas hoy sin esa referencia temporal.
    Y no es verdad la manida afirmación de que para gustos están los colores (o al menos no es una verdad categórica): Harold Bloom (Loqasto se reirá porque sabe que siempre lo cito) tiene una obra titulada "El canon occidental" donde demuestra que existen criterios objetivos para valorar lo bello.
    Por lo demás, tampoco el paso del tiempo es un juez perfecto: en el camino sucumbe más de una gran obra como resiste más de un bodrio.
    Pero, sí, tienes razón, el alambique del tiempo suele ser un magnífico garante de las mejores esencias.
    Besos y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  6. Siempre me han sorprendido esos "cultillos de pro", la mayoría hoy en día forman parte de la Cofradía de la "ceja". Pues señor no aguanto ni a Miguel Hernández, Lorca, "Joan Manuel" Serrat, etc. Reivindico a Juan Ramón Jiménez y a Luis Aguile

    ResponderEliminar
  7. ¿Dice usted en serio que Miguel Hernández y García Lorca son "cultillos de pro"?

    Pero sin ellos son CULTURA.



    Vladimira

    ResponderEliminar
  8. Querida Vladimira: He citado a dos personas: J.R Jimenez. como vd. sabe Premio Nobel Literatura (época franquista) y Luis Aguilé además de compositor, etc,etc. fue finalista del Premio Planeta.
    Es cultura Ramoncín (el rey del pollo frito)? o las interpretaciones de Jose Sacristán, aún utiliza para sus interpretaciones el mismo tono de voz-tartamudeante y ademanes heredados del tardo-franquismo. Mire existe muchisima diferencia entre "Lo verde empieza en los pirineos" y "las verdes praderas".
    Finalmente, Emilio Aragón "miliquito" copia descaradamente el cine de Garci, otro talento víctima de la "caza de brujas".

    ResponderEliminar
  9. Desde que se cerró La Bodeguilla de La Moncloa y el gótico es ahora un estilo presidencial: la incultura tiene ceja y la cultura agoniza.

    Azulenca

    ResponderEliminar
  10. Verá Sr. Anónimo, no viví el franquismo y no tengo la suficiente cultura como para haber analizado las características de los artistas que triunfaron en aquella época. Mi despiste temporal me ha llevado a pensar de dylan Thomas vivió en el siglo XVII, no le digo más.

    Le agradezco que me suponga tan culta como para saber que el sr. Jiménez ganó un premio Nobel y que el sr. Aguilé fue finalista del premio Planeta,la verdad es que no tenía ni idea.

    Los premios no me dicen nada. A mí lo que me dice es abrir un libro y quedarme más boba de lo que soy ante la belleza.

    Y en ese sentido, la belleza de algunos poemas de García Lorca y de Hernández es evidente o al menos lo suficiente como para no mnospreciarlos llamándolos "cultillos de pro", insisto, son cultura.

    Cabe la posibilidad de que su mensaje fuera bromista, en cuyo caso debo decirle que tengo el enorme defecto de carecer de sentido del humor y por tanto no soy capaz de distinguir la broma.

    Por lo demás, tampoco sé nada del sr. Sacristán ni de Ramoncín, los he visto y escuchado alguna vez y no me interesan. Lo del pollo frito no sé qué es.

    Muchas gracias.

    Vladimira.

    ResponderEliminar
  11. Don Anónimo, yo tambien reinvidico a Luis Aguilé; Tony Leblanc; Armando Manzanero; Piazolla; Troilo; Quintana; Quiroga; Rafael de León, los últimos sin saber distinguir entre letristas y músicos que el linfocito hijo de su ma... me está afectando al cerebro.
    Yo los reivindico,síseñor.
    Y además añado el lunfardo. Esto mas que nada para hacer mayor revoltijo.

    Srta. Revolvedora

    ResponderEliminar
  12. Miguel Hernandez creo que murió hace demasiado tiempo y Serrat ha debido de resucitar de entre los muertos.

    ResponderEliminar
  13. Oiga, don Anónimo que si "milikito" es una víctima de la caza de brujas para mi la quisiera.
    Lo de la sex(c)ta le ha hecho de oro.
    Que me cacen, please!
    Srta. Revolvedora

    ResponderEliminar
  14. El comentario lo hago en verso. Es un poema que compuse recordando un viejo disco de Raimon

    DE UN TIEMPO Y DE UN PAÍS

    Cuando éramos jóvenes -de esto
    hace mucho tiempo
    seguíamos banderas de amor y libertad
    cantando emocionados canciones que
    aun recuerdo
    al son de Paco Ibañez, de Raimon y
    Luis LLach

    Poder cambiar el mundo, creiamos en
    vano
    finalmente fue el mundo quien a
    todos cambió

    El pueblo simepre unido derrocará
    al tirano,
    y el tirano en su casa tranquilo
    se murió.

    Si hoy alguna bandera entusiastas
    seguimos
    será la del Barça o la del Real
    Madrid
    pero nadie podrá negarnos que
    vivimos
    la bella ensoñación de un tiempo
    y de un país.

    ResponderEliminar
  15. -

    Sip, estoy de acuerdo con todos...

    el rey del pollo incluido... confundo a luiz aguile

    con peret, no sé quién es el poeta jiménez

    y tengo los cojones negros del humo de cien

    batallas. O más -más que negros, no más de cien

    batallas-.

    Gluck Alzeimer
    .......................

    ResponderEliminar
  16. Yo insisto en que puestos a recuperar tan viejas glorias yo con quien me quedo es con Gustavo Re... No sé, no sé, es que Luis Aguilé... sus corbatas... no sé. Ya digo: Gustavo Re, o incluso Palito Ortega... no sé...

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Sra. Revolvedora: Al hablar de "caza de brujas" evidentemente me refiero al Sr. Garci.
    El apelativo de "el rey del pollo frito" es como se conocía a Ramoncín en sus orígenes,aunque él ahora lo niege y se enfade al oirlo, no olvidemos que come (o ha comido) de las SGAE.
    Sr.Gotor: Entiendo que prefiera Gustavo Re en vez de Luis Aguile,habida cuenta que el Sr. Re fomaba parte del famoso clan "Los Vieneses" con la famosa perrita "marilin", canino que mantenía conversaciones filosóficas con la Sta. Herta.Ahora seguramente fuera columnista de "El País", sería cuestión de acometer una reividicación a través de la memoria histórica, ya que el cuestinado canino era manejado por los entresijos del régimen, en este caso por el fascistoide brazo de la Srta. Herta.

    ResponderEliminar
  18. Sois una panda de ancianos nostálgicos, sólo os falta mencionar a Boliche y Chapinete.

    El rey del pollo frito lo han convertido en el rey del pollo relleno. Basta con una simple receta de cocina para obtener el éxito siendo un esgarramantas.

    La Marquesa del Chilindrón

    ResponderEliminar
  19. Anónimo WHHLOUUUUPLNH27 de abril de 2010, 20:38

    -

    Guau, Boliche y Chapinete... sí, gracias por

    traerlos a mi memoria, a mi cansado recuerdo.

    Involuntaria, impremeditadamente los asocio con

    las primeras... pajas que me hice, allá por mi

    infancia tardía. No fui precoz, sólo menos

    turbado (perdón por el chiste fácil)

    Anónimo WHHLOUUUUPLNH

    ResponderEliminar
  20. Querido anónimo "sopa de letras", Vd. vincula la infancia a ciertos manoseos de índole sexual. Sin embargo en mi caso lo recuerdo correteando por el campo, por esas viejas callejas pueblerinas con las humeantes chimeneas encendidas al atardecer,al entrar en casa una imágen televisiva en blanco y negro nos dejaba atónitos, no pensaba en el sexo, sino mas bien y mientras la luna se reflejaba en el pilón donde bebían agua las viejas mulas subir pitando a casa del cura y coger sitio (por cierto sentados en elsuelo)para ver ese nuevo mundo que era la tv. Le aseguro que no he sufrido ningún trauma, ahora si que se me va yendo la "olla" de ver tanto idiota con mando.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...